¿?

¿Capasao, capasao, capasao?

Bueno, ha llegado el momento de avanzar. Este blog en los últimos tiempos ha sufrido de una caída en un pozo intelectual por mi parte. A veces no me salían las palabras, no me convencían mis entradas, y en general la estética de la página no dejaba de decepcionarme. Para que me entendáis mejor, empecé con esto a los 16 años, escribiendo textos aleatorios, sin planear mucho y únicamente con ganas de escribir, escribir y nada más. Mi idea detrás de todo aquello era, así al tuntún, la experimentación, la búsqueda de un estilo propio y en general, una miscelánea de diversión y ganas de profesionalización. He de decir, que releyendo lo que escribí al principio (a menudo entrada por día, joder, que locura) he conseguido gran parte de lo que me propuse. Pero oye, el tiempo pasa, el niño cambia, la mente avanza, y así lo tiene que hacer “Soñadores del zulú”. En el fondo me da un poco de pena. Pero más allá de aquello solo hay agradecimiento por la decisión de mi pasado yo. Escribir es cojonudamente precioso. Uno zarpa, zarpa y zarpa. A veces, incluso rema. Y llega, con el tiempo, a algún sitio. Tal vez le guste y tal vez no. En lo que respecta a mi experiencia, a mi me ha ayudado. He crecido con ello. Muchas influencias, muchos grandes artistas, grandes autores, enormes obras y tropecientas horas de lectura, así como de escritura me han enseñado que lo mejor que uno puede hacer para sentirse cómodo escribiendo es haciéndolo como le sale del nabo. Así, esto no se convierte en un “sin-dios”, como lo expresaría J. L. Cuerda mientras un tricornio dispara enfurecido balas contra el sol, sino en algo honesto.

Espero que apreciéis el cambio en mi estilo (en general, tanto estético como literario), y bueno, por supuesto, que no lo despreciéis. No subiré los textos de un iluso crío que escribe a lo loco. Busco un cambio cualitativo. Así que comenzaré a zarpar. Y eso, acompañadme, que estáis todos invitados.

Aquí os dejo una foto de mí. Tal vez no sea de las mejores, pero es lo que tiene sufrir el síndrome del fotógrafo: Muchas fotos de caras ajenas, y ninguna de la mía propia. Y no os preocupéis, la foto es pura ironía, pura jocosidad que se transformó en sustancia un día de bromas en la casa de los abuelos de un buen amigo mío:

DSC_0321

Jugando a ser aristócrata en chándal.

Una visita al blog del fotógrafo aquí:

El blog de Umagah

Un saludo a todos y espero que os siga gustando

Anuncios

19 comentarios en “¿?

  1. Un pajarito me contó una vez, que el sueño es el principio del cambio. Esas sabias palabras de pajarito, me acompañan y me iluminan cuando necesito un cambio y no sé por dónde empezar.
    Ahhhh!!!! Me gusta mucho tu rinconcito.
    Gracias por visitarme.
    Salu_dicos de martes. 😉

    Le gusta a 1 persona

  2. Gracias por visitar el Ritual. Aquí he encontrado una narrativa muy directa y cercana, muy despojada de adornos innecesarios. Y eso es de agradecer con tanto movimiento vanguardista extraño en la literatura. Ánimo y a seguir, un saludo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s