Zigzag

El cigarrillo hace un dibujo sobre el diafragma abierto

mientras dialoga el brazo a la italiana cerrando el puño

y sigo preguntándome cuanto quedará para los pies descalzos

 

Camina delante de mí

y zigzaguean los mofletes del culo

y la puerta se cierra

y la luz deja de caer de arriba

y se desliza blanquecina desde abajo

y el móvil se apaga

 

Bebimos café por la mañana

en el de la esquina

en el austriaco aquel

recuerdo por el sabor de la saliva

 

Joder

ese café tenía sentido

incluso una vez olvidado

y cuando acabe esta noche vendrá otro café a hipnotizarme

junto al sonido del soplador de hojas y su absurdo empleo

haciendo de la selva unos matojos

y de los matojos una selva

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s