Un poema en el parque

En el parque veo a un hombre anciano

caminando por el césped

paseando a su perro.

Ya saben lo que dicen,

que existe un parecido entre el perro y su amo,

pero dudo que hubiese sido su decisión comprarlo.

Él luce una enorme barriga,

lleva el pelo harinoso,

una chaqueta gruesa

y está amargado:

Para nada le apetece salir

a pasear

a ese perro

a las ocho de la mañana.

Está jubilado;

podría haberse quedado en casa

fumando en la cocina,

mirando por la ventana,

como hacen los jubilados, vamos.

Y de verdad que el perro es ridículo.
Ridiculísimo:

Alargado, pelo corto enmarañado,

patas minúsculas

y ladra como una cría de orangután.

Para colmo viste de rosa,

con un lacito en la cabellera.

«Vergonzoso», debe de estar pensando el caballero,

un señor anciano,

un gentil varón.

Pero se parecen mucho.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s