Poesía y ciencia

Tras una larga pausa tomó la pluma y comenzó a escribir como si el universo dependiera de ello:

Ciencia y poesía van de la mano, caminan por la orilla de la sabiduría y formulan teorías del saber. Resumen verdades y las transmiten. Sin embargo, mientras la poesía es la realidad interior, la ciencia lo es del grande y magnífico exterior; del macrocosmos y microcosmos, de las teorías refutadas y comprobadas, y de la investigación. Pero la ciencia no sería ciencia sin poesía.

La poesía es imaginación, expresión, deseo y sentimiento; es ganas, dolor y arte. Busca recogerlo todo en sentencias, o aforismos líricos. Y aquella misma búsqueda lógica y coherente, es ciencia cuando se le añade la experimentación.

Ya más relajado, se levanta, se dirige al café, al tabaco y al humo, y más tarde al sofá. No enciende ni televisión, ni ordenador, ni teléfono, ni radio, ni fax; enciende la mente, y brilla. Levanta la cabeza como en el dentista, mira a las musarañas, a Babia, al blanco del techo.
Tras una larga pausa se levanta, se dirige al escritorio, toma la pluma y escribe como si el universo dependiera de ello.

El mundo es una hoja, y el hombre escribe sobre ella. La poesía lo hace con la imaginación, y la ciencia la lee, la examina y la comprueba.

Tal vez sea cierto: más importante es la imaginación que el conocimiento.

Deja el escritorio a un lado. Ahora sí, enciende el televisor. Mira un reportaje sobre Babia y duerme.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s