Sobre la palabra y la involución.

Las palabras no fluyen, las palabras brotan, difunden, duelen y crean, como una flor, y sus punzadas espinas, reparten su polvo por el campo abierto, que en nuestro mundo, tan cerrado, llamamos sociedad.

Las palabras se diferencian; su sabiduría se refleja en el espejo de la mente. De todo se excluyen, pero sobre todo, de la fuerza bruta, e insensatez humana, a no de ser aplicadas sin conocimiento. Las palabras, como la flor en el campo abierto, reparten su polvo en grandes dosis de sabiduría. Pero la fuerza; siempre opuesta, oprime y gana, junto a la estupidez, el dogma y su presión. Elige el hombre entre fuerza o mente. Elige la mente entre polvo o pólvora, pero la pólvora ya no elige, actúa.

Hace millones de años no fue el hombre el que eligió, sino la naturaleza. Fue ella la que nos dio, en causales sucesiones, nuestra arma más poderosa, de apariencia tan débil y humilde, y de la mayor importancia para nuestra especie.

Y añado que fue solo gracias a nuestro cerebro por lo que seguimos vivos.

Pero elige el hombre, y eligió por su cuenta. Pudo haber razonado pero no hizo así, y eligió el poder, liderazgo, potencia y fuerza, por mucha capacidad de razonamiento que tuviera. Pudo haber elegido la libertad, derecho y lógica que la naturaleza le quiso regalar. Y eligió; como siempre mal, débil, instintivo y salvaje. Y perdió.

Y es por algo, compadre, que por mucho que quisimos diferenciarnos de los animales por un tiempo, volveremos a serlo. Volverá a crecer el descontrol de la ira y la fuerza, y marchitarán las flores en su campo abierto, que a la vez tan cerrado, es llamado por nosotros sociedad. Y cerrado quedará mientras el desinterés controle la razón mientras la sociedad se rija por el deber hacer y el no hacer, mientras nadie comprenda que el no hacer también es hacer algo, y que ahora es hacerse daño.

Crecerán hierbas, compadre, en los campos de flores, y taparán su polen con ira. Por una vez en su vida la especie involucionará, y pasará de erguida, a sentada.

Anuncios

4 comentarios en “Sobre la palabra y la involución.

  1. La triste verdad, ojala más gente despierte y sobretodo quiera cambiar. El cerebro y la capacidad que tenemos es algo grandioso, lástima que a veces le demos mal uso o ni eso. Me ha gustado mucho el blog, es entretenimiento puro, tanto que se me ha olvidado el bizcocho en el horno, pero que no cunda el pánico todo ha acabado bien. De mientras por aquí me quedo.
    Un saludo,
    conlabrujulaporlaciudad.blogspot.com.es

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s