Un aire ignorante.

Abro la ventana y respiro ¿Pero el qué respiro?

Aire, no más que aire, si bien sucio, pero no más sucio que el pueblo que respira de él. Sucio como los restos de la razón, sentimientos y vida, que escapa, de la polución y contaminación de la sociedad y su ignorancia.

Y así tal, tan sucia como el aire; la tierra, que gira y gira en la misma dirección, tan solo por no poder cambiar el sentido de su órbita, y si no, salir completamente.

El resultado de una ofrenda gratuita de la naturaleza ingrata, malgastada, por el bien del humano y de nadie más.

Pero tan sólo la mitad del planeta fueron asesinos de la vida como se conocía, mientras que sí todos sus víctimas. Y su causa: la ignorancia. ¿Pero quién seré yo para quejarme? Yo que viví, y sigo viviendo, en aquel mundo de ignorancia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s