Sobre la sociedad de consumo, su causa principal y la ignorancia.

Y de nuevo lo de siempre. Botas nuevas, jerseys nuevos, una gorra con estilo y muchas más ganas de comprar y tirar. ¿Que nos pasa?

Existe una presión incontrolable, la sociedad, y vayas a donde vayas no podrás escapar de ella. Y en referencia al tema, hay un experimento curioso en el que se comprueba como la sociedad y la vida en grupo controla nuestro subconsciente. En él, un grupo de cinco personas, actuando y siendo conscientes del experimento se encuentran en un ascensor, y en vez de mirar, como suele ser lo habitual, hacia la puerta, miran hacia el lado contrario. Y como era de imaginar, cuando entra una persona nueva por la puerta, mira hacia el lado al que se encuentran mirando los demás. Esto comprueba lo imposible que resulta para nosotros, subconscientemente, actuar diferente.

De una manera u otra, nuestro cerebro nos ayuda a conservar costumbres, lo que para el ser humano ha sido muy importante a lo largo de los años. Imagínese unos cavernícolas yendo de caza, explorando sus nuevas técnicas para hacer uso de sus lanzas, cuando unos segundos más tarde, con un poco de retraso, otro cavernícola aparece. Lógicamente, para seguir con el progreso de los cavernícolas, éste último comenzará a lanzar de la forma en la que lo hacen los demás. Y esto nos permite, a los cavernícolas en conjunto, un posible avance.

En cambio, los tiempos han cambiado. Ya no necesitamos cazar, eso lo primero, y tampoco logramos conformarnos con un mínimo. Para nosotros la vida ya no es una forma de lucha por supervivencia, y la facilidad con la que tenemos comida y bien material a nuestro alcance nos hace coger todo lo máximo posible en un mínimo de tiempo, sin darnos cuenta de que, tal vez, no nos resulta tan necesario.

Mi móvil de última generación, gama alta, cómo mis zapatos de fútbol, solo que ya han salido los siguientes, y estos ya no me sirven de nada. Mis camisetas, de marca, claro que si, marcas que sé perfectamente que se encuentran deslocalizadas, en países donde pagan con salarios miserables, y abusan de los derechos de los trabajadores. Pero esque las camisetas son tan bonitas, que, aunque se me rompan a los dos días, merecen la pena mientras duren.

A esto, amigos, lo llamo ignorancia pura y dura.

Y los que sufren son, por supuesto, aquellos que sí que luchan por sobrevivir, y viven de nuestra basura. Pero a la larga sufriremos todos, y lo sabemos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s