Sobre un estilo propio, nuestra generación perdida y el desinterés

Existe un gran número de escritores que comenzaron de manera totalmente desordenada, como los jóvenes escritores de la generación del 32, pero la mayoría de ellos finalmente consiguen su estilo propio, consagrándose como escritores profesionales. Y a esa meta quiero llegar yo. Hay veces que un hobby se convierte en talento, más tarde ambición, y finalmente profesión, lo que genera tanto esperanza como angustia. Llegar a la profesión de ”escritor” es muy complicado, ya que llamarse escritor a uno mismo es muy fácil.

Escritor, ¿Qué será eso?, yo también escribo de vez en cuando, cartas o mensajes, ¿Dónde está mi dinero?

A lo que quería llegar con esto es que, yo también estoy en la busca de mi propio estilo. ¿Será más bien surrealista, realista, modernista, o llegaré a crearme uno propio? Y es verdad que no estoy satisfecho con ninguno de los anteriores. El surrealismo se basa en algo más que la vida real, el sueño, lo que le hace alejarse de ella, y para eso está el realismo, que resulta aburrido por no hacer nada más que basarse en temas críticos y lejos de algo muy original, lo que hace llegar al modernismo, que se evade directamente a otro mundo, lo que resulta totalmente egoísta e ignorante. Y con esto se puede seguir con todo tipo de estilos, por ejemplo el romanticismo, el barroco, etc, ya que uno seguía al otro, por lo que hay algo que los une y algo que los contradice a su vez.

Y me parece muy importante la búsqueda de un estilo propio. Ya se que cuando alguien se encuentra en una determinada época o cambio, no es consciente de que se encuentra en ello, pero a mi personalmente me parece que nos encontramos en un momento sin estilo, un surco o paro tras un momento de crecimiento, tanto intelectual como social. Una crisis literaria. Ya que todo en nuestras vidas nos resulta tan normal, y nuestros estudios suelen dirigirse en mayoría a lo científico más que a lo literario, aquel que se hace pasar por intelectual suele ser reconocido socialmente por mucho menos que la mitad. Y esto es algo para cambiar. La filosofía, la palabra, el debate libre y el manifiesto de los pensamientos y sentimientos propios es algo más que importante para la política, pero resulta en declive. Y a nuestros políticos esto les debe resultar totalmente apropiado. Un pueblo desinteresado es fácilmente manejable.

Y otra cosa que me disgusta es el desinterés de la juventud por las letras. ”Letrasados” es alguna de las cosas que podemos oír de ellos. ¿Qué nos ha hecho llegar a esto?

Es fácil comprender que esto nos podría llevar a una mala situación.

Un estilo propio, sabemos que es esencial por la visión de un cambio, una generación siguiente, las escaleras para el surco cavado por nosotros mismos. ¿Una manera de acercarse a una juventud en parte desinteresada? No creo, no hay manera tan sencilla, o por lo menos no es la manera adecuada. El desinterés seguiría en las cabezas de los desinteresados. Y clases de ciudadanía tampoco servirían mucho para ver en ellos un cambio.

La solución está en los desacuerdos. El interés comienza con desacuerdos. Y ahora los comienza a haber de nuevo. Se comienzan a ver los primeros pasos de una escalera, aunque todavía minimales, y todo ello por desacuerdos.

Y para salir de esta generación perdida actual, la salida solo crece con moral, filosofía, interés y un estilo propio.

Anuncios

Un comentario en “Sobre un estilo propio, nuestra generación perdida y el desinterés

  1. […] En mi caso, cuando oigo, leo, escribo o veo, analizo y obtengo mis conclusiones, y así puntúo a su vez lo que acabo de oír, leer, escribir o ver. Tengo una cierta escala que me indica lo que me ha gustado o no, con una determinada puntuación interior. Todo aquello que me ha hecho pensar más y me ha ayudado a ver las cosas de una forma más clara, es mejor valorado. Y esa es la razón de que no me guste el reggeatón y el resto de música con un fin únicamente comercial, no me gusten las películas que contengan solamente acción, la pintura que sólo trata de venderse y la literatura que hace igual. Y lamentablemente esto suele ser el caso del arte más actual, el resultado de la mezcla de la cultura y la sociedad de consumo. Y también por ello veo en esta sociedad actual una generación perdida. […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s